tomado de: https://institutoinfodech.com/psicologia-que-es-la-flexibilidad-cognitiva-y-como-desarrollar-esta-capacidad-en-nosotros-mismos/

EDITORIAL

Por: Juan Miguel Jaramillo Metrio

Director San Buenaventura Estéreo 95.4FM

Redacción San Buenaventura Estéreo 95.4 F.M
Miércoles, 07 de febrero, de 2024
08:00 a.m.

Ninguna acción nuestra está aislada del resto del mundo, todo lo que hacemos de alguna manera impacta a otros en maneras inimaginables y en un mundo globalizado e interconectado es aún más incierto lo que produce cada palabra, gesto o acción que realizamos.

Cuando se habla de la teoría del caos se suele usar la cita de Lorentz “El aleteo de una mariposa en Brasil puede producir huracanes en Florida”, y hay mucho de cierto en que, no solo algunos fenómenos naturales funcionan de esa manera, sino también, los sociales.

Desde un productor de algodón que queda en la quiebra cuando una multinacional en un país que no conoce decide cambiar de proveedores y los zapatos fabricados en algún país llegan a las manos de compradores al otro lado del mundo, todo tiene repercusión en todo lugar.

Las decisiones que tomamos influyen en todo lo que es el mundo. Lo que consumimos, creemos y a lo que dedicamos tiempo va delineando lo que es nuestra mirada de la realidad y al mismo tiempo configuran esa realidad.

Y así como en lo económico, lo natural y lo social, pasa con la información.

El cerebro humano está diseñado psicológicamente, con un algoritmo llamado “Facilidad cognitiva”. Que básicamente consiste en que la información que se repite constantemente tiende a volverse verdadera y a asociarse en el cerebro como algo “bueno”, es decir, la información que es más fácil de digerir tiende a volverse “buena” o “cierta” para el cerebro, esto genera entonces varias situaciones, por ejemplo, la matemática, el pensamiento crítico o la literatura con palabras o caligrafía difícil, y en general, aquello que requiere de más atención pueda ser calificado por el cerebro como “malo” o “errado”. Y, además, si algo se repite lo suficiente para ser “verdadero” veremos la información en contraste como algo “malo”.

La información que se repite constantemente tiende a volverse verdadera y a asociarse en el cerebro como algo “bueno” […]
Y, además, si algo se repite lo suficiente para ser “verdadero” veremos la información en contraste como algo “malo”.

Es interesante analizar esta condición de nuestro cerebro porque inicialmente, esta configurado para un pensamiento que se puede catalogar como básico, y en él, la improvisación, más ligada a la imaginación, está más presente. Y si pensamos en el ser humano primitivo tiene sentido porque ante una situación de peligro, con pocos elementos podía planear soluciones para enfrentar ese peligro, es decir, este humano primitivo no necesitaba pensar en la densidad de determinado material, sino en cómo usar el material para ofrecerle una solución de acuerdo a su situación. Si ese ser humano hubiera, antes de tomar una decisión frente a un tigre, pensado en las distintas probabilidades, en qué materiales usar para atacarlo, si atacarlo o huir, y calculará las velocidades la distancia, etc, no hubiera sobrevivido.

Sin embargo, es preocupante que, cada vez estamos más sujetos a información que es simple, sencilla, de hecho, el contenido que se ofrece en redes sociales cada vez debe ser más corto, más llamativo, debe evitar palabras complicadas y ojalá dejar con intriga al espectador desde el primer momento. La información que se genera en redes está pensada para hablarle a nuestro cerebro primitivo. La veracidad de la información pasa a un segundo plano cuando se trata de llamar la atención y es ahí donde la facilidad cognitiva hace que el pensamiento complejo sea escaso en nuestro mundo.

No es casualidad que se pueda encontrar conceptos “populistas” en todo el mundo y en todas las corrientes políticas, no es casualidad que la idea de que “todo está peor” sea unánime, aún si hay datos que demuestran lo contrario. Ambos ejemplos tienen en común que son discursos repetitivos y que son términos sencillos en que se puede englobar casi cualquier idea.

Es necesario volver a esforzarnos y pensar en la necesidad del pensamiento crítico, en ir mucho más allá de la información básica que nos brindan los medios de comunicación y poder dudar, estructurar la información que recibimos y transformarla en ideas coherentes más allá de los likes en nuestros comentarios.

Sigue siendo, afortunadamente, nuestra decisión: qué consumimos, cómo lo consumimos y qué pensamos sobre lo que acabamos de leer.

Paz, amor y chocolates.